¿Qué cuestiones legales debo tener en cuenta a la hora de montar mi e-commerce?

Hoy en día muchos emprendedores orientan sus proyectos hacia una venta online que plantea numerosas ventajas: flexibilidad, comodidad para el usuario… ¿Pero es tan fácil como montar mi web y ponerme a vender? Sí y no.

Desde un punto de vista tecnológico, es muy sencillo montar un comercio online y comenzar las ventas en seguida, más allá de tener bien montado el servicio logístico (envíos) y la plataforma de pago. Pero por otro lado, todos los que se lancen a la venta online deben tener presente cuáles son las implicaciones legales para hacerlo, ya que las tiene como cualquier otro negocio físico.

Las ventas a través de una tienda online o ecommerce figuran en la ley como “contratos celebrados a distancia” y plantean una serie de requisitos específicos. Estos varían según cuáles sean las condiciones de “venta” web que se establecen como contrato entre usuario y nosotros. Si nuestro sitio web no es una tienda sino una plataforma de servicios, en lugar de condiciones de venta redactaremos unas condiciones o términos de uso.

Cómo adaptar el proceso de compra online a la normativa

Pero no solo basta con la redacción de textos legales ajustados a la normativa; también es fundamental que configuremos todo correctamente para obtener el consentimiento de los usuarios a lo largo del proceso de compra y cumplir así con todos los requisitos legales.

Con esto en mente, el proceso de compra ideal marcado en nuestro e-commerce sería el siguiente:

  1. En la navegación y selección de los productos, estos siempre deben llevar incluido el precio, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y gastos de envío.
  2. Durante el proceso de selección y previo a la compra final, se debe ofrecer al consumidor la posibilidad de abandonar el proceso de compra así como revisar el carrito.
  3. Previo a la confirmación del pago, el cliente debe aceptar las Condiciones de Venta, confirmando haber leído y entendido las mismas. Idealmente, estas condiciones deben ser descargables en caso de que el cliente así lo desee.
  4. Tras esto, y al cliente confirmar el pago, el contrato entre ambas partes queda “firmado”. Es importante que no utilicemos eufemismos lingüísticos que puedan dar lugar a equívoco y el cliente pueda sentir o aludir que no era consciente de haber aceptado pagar el producto.
  5. A través de un correo electrónico o del “Área Cliente” de nuestra web, se debe enviar al cliente un recibo/confirmación del pedido. Lo ideal es que esta notificación sea enviada dentro de las 24 horas posteriores a la formalización del pedido.

El mantenimiento de un proceso controlado y disciplinado como el anterior puede evitarnos muchos problemas y mejorar la satisfacción de nuestros clientes en lo que a su experiencia de compra se refiere.

La normativa y control son los pilares que asegurarán la solidez de nuestro negocio y nos permitirán centrarnos en estrategias comerciales y creativas que puedan hacer crecer el proyecto hasta cotas ilimitadas.

Emprendedor: 6 maneras de aprovechar los eventos de tu sector

Una de las cosas que primero aprenden los nuevos emprendedores es lo importante y beneficioso que puede resultar –normalmente a medio plazo, aunque en ocasiones incluso a corto- asistir a los eventos del sector en el que desarrollan su actividad.

Cuando uno piensa en “qué puede salir” de ir a un evento o congreso de su sector, la primera respuesta que aparece en la mente es siempre la misma: un nuevo proyecto o cliente.

Sin embargo, además del networking y posibles oportunidades negocio, hay aspectos intangibles muy interesantes que se trabajan en estos momentos: aprender a presentarte y a contar lo que haces, definir tu “marca personal” y un largo etcétera.

Es por esto que, cuando un emprendedor comienza a asistir a este tipo de eventos, rara vez deja de hacerlo. Es un lugar en el que se puede establecer contacto directo con posibles clientes y partners, en el que descubrir las últimas tendencias del sector…

Trucos para aprovechar tu presencia en eventos

Siendo así, es bueno tener claro qué cosas priorizar a la hora de asistir a eventos:

  • Si vas acompañado, no te quedes al lado de la persona que conoces. Ten claro que tu objetivo, y la mejor manera de generar nuevas oportunidades de negocio, es conocer gente y descubrirles lo que haces.
  • Puede que la labor comercial no sea tu fuerte, pero a estas alturas ya habrás descubierto que es algo imprescindible para cualquier emprendedor. Prepara bien tu presentación, como un “elevator pitch”, para poder contarla de manera concisa y clara a aquellos que creas que puedan estar interesados.
  • Un básico pero no por ello menos importante: mentalízate para repartir tarjetas, así como recibirlas. Aun en la época digital, esta sigue siendo una buena herramienta de comunicación.
  • Aprovecha la presencia de pioneros o líderes. Muchos de los eventos suelen contar con personalidades del sector para dar una charla o una formación, así que asegúrate de no perdértelas. Nunca sabes lo que puedes aprender de ellos y siempre son una fuente de inspiración.
  • Ten en cuenta los comentarios positivos, pero especialmente los negativos. El feedback de otros compañeros y potenciales clientes es algo tremendamente valioso para cualquier emprendedor. Recuérdalo y, una vez haya acabado el evento, estúdialo con detenimiento y piensa en qué puedes mejorar.
  • Sé realista, no vas a poder ir a todos los eventos. Por buena pinta que tengan o bien que te hayan funcionado en el pasado, tienes un negocio que llevar y a nivel económico –y logístico- seguramente te sea imposible asistir a todos. Los eventos son una herramienta útil para hacer crecer tu negocio pero no son su eje principal. Con filtrar con un poco de criterio todo debería ir bien.

Muchos nuevos emprendedores no conciben la importancia y utilidad que pueden tener los eventos para el crecimiento de su negocio.

Dicho esto, es importante recordar que no se trata únicamente de conseguir nuevos clientes, si no también de “rodar” tus habilidades comunicativas y la manera en la que vendes tu producto o servicio. Cuantas más veces lo cuentas y con más personas lo discutes, más pules el discurso y más convincente se vuelve; además de que conseguir una de las cosas más importantes a la hora de emprender: entender mejor a tu público objetivo.

Los pasos para pasar de ser autónomo a S.L.

Si hay un momento que un autónomo desea que llegue es aquel en el que ve sus ingresos aumentar tanto que se plantea: “¿no me compensaría crear una Sociedad Limitada?”. Lo cierto es que, una vez que se alcanza una cifra en torno a los 50.000 euros anuales tras gastos, es un buen momento para considerar seriamente establecerse como Sociedad Limitada (S.L.).

Esta opción ofrece, ya de inicio, beneficios evidentes: una reducción del porcentaje de gravamen fiscal, tributando a un tipo fijo por el Impuesto de Sociedades en lugar de un porcentaje creciente por el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Aunque es verdad que al plantearse emprender la forma jurídica de autónomo resulta muy atractiva por su flexibilidad, no hay que olvidar que, en el caso de los autónomos, su responsabilidad hacia las deudas sociales es personal, sumado a la carga tributaria y las dificultades de financiación relativas a una situación así. Este es un punto a tener en cuenta también a la hora de considerar la opción de crear una sociedad.

Para pasar de ser autónomo a crear una sociedad hay que cumplir con unos trámites determinados, que resumimos a continuación:

  1. Solicitar la baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).
  2. Darse de alta tanto en el Censo de empresarios, profesionales y retenedores así como en el Censo de Obligaciones Tributarias de Hacienda antes de la emisión de cualquier factura. Para el registro, se entregarán en Hacienda los formularios 036 y 037.
  3. Registrarse en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Esto es obligatorio para todas las Sociedades Limitadas, con la excepción de aquellas cuya actividad sea agrícola, ganadera, forestal o pesquera.
  4. Darse de alta en la Seguridad Social. Importante: esto tienen que hacerlo todos los administradores y socios de la sociedad. De esta forma podrán cotizar y realizar sus tareas conforme a la ley. El periodo para realizar estas altas es de 30 días naturales desde que la empresa inicia su actividad.
  5. Las sociedades están obligadas a contar, con al menos, un libro de actas, un listado de acciones nominativas, el Libro registro de contratos entre el socio único y la sociedad y un registro de socios.
  6. Ante el Registro Mercantil y de forma telemática anualmente (nunca en papel) se debe legalizar el Libro Diario y el de Inventarios y Cuentas Anuales.

Recuerda que todas estas gestiones arriba recogidas se pueden realizar de manera telemática. Al contrario que otros procesos que pueden ser muy densos, este sistema funciona rápido y eficazmente.

Si has visto tus ingresos crecer y lo estás pensando: no lo dudes. Crear una S.L. es una opción muy interesante y que puede ser el paso perfecto para mantener el crecimiento exponencial de tu negocio.

Cómo elegir a un buen abogado

En algún momento de nuestra vida necesitaremos el asesoramiento jurídico de un abogado. Y para entonces es importante que tengamos claras las claves para elegir a un profesional que nos represente y vele por nuestros interesantes.

A continuación, te explicamos los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de contratar a un abogado:

Experiencia

La experiencia es un pilar fundamental para elegir a un buen abogado que nos represente. Al igual que no nos dejaríamos operar por un estudiante de medicina, no debemos dejar que nos asesore jurídicamente una persona que lleva pocos años en la profesión.

Confianza

Tienes que ser capaz de confiar ciegamente en tu abogado; al final, tendrás que compartir con el nuestro problema, facilitarle cierta información… Si existe este sentimiento mutuo, ¡todo irá bien!

Opiniones

Si ese abogado viene recomendado por alguien o hemos leído buenas referencias sobre él, tendrá muchas más posibilidades de resultar elegido. Es importante conocer las experiencias de otros clientes.

Éxitos reconocidos

Para casos muy concretos o especialmente delicados, nunca está de más buscar abogados que hayan llevado casos similares con éxito. Sin duda, es un punto diferenciador con respecto a la competencia.

Especialización

El derecho es muy amplio, por eso los abogados se especializan en pequeñas parcelas para ofrecer un servicio de alto nivel. Elige siempre al que tenga más experiencia en tu caso concreto.

Proximidad

Cuanto más cerca tengas a tu abogado, mejor. De este modo, podréis trabajar juntos más fácilmente y reuniros cuantas veces sean necesarias para revisar tu caso.

Coste

Haz una primera visita a los abogados que más te interesen para conocerles e informarte sobre el coste de sus honorarios. Compara, exige transparencia y nunca te quedes con el más barato.

Estos siete aspectos te guiarán en la búsqueda de abogado. Tómalos como referencia y no dudes en tomarte el tiempo necesario para elegir bien.

5 preguntas que debes hacerte antes de hacerte freelance

Cada vez más profesionales deciden convertirse en freelance para trabajar por su cuenta y ser sus propios jefes. Sin embargo, antes de dar el paso es necesario hacerse una serie de preguntas.

Y es que la vida freelance ofrece muchas ventajas como la libertad de horarios o trabajar desde cualquier lugar del mundo; pero también es muy exigente a otros niveles: conseguir clientes, tomar decisiones importantes, gestionar la liquidez adecuadamente…

Si te planteas seriamente dar este paso, hazte antes estas cinco preguntas para saber si estás preparado para ser freelance:

1. ¿Tienes alguna habilidad que sea “vendible”?

Es decir: ¿qué vas a hacer cómo freelance? ¿A qué te vas a dedicar?

Hoy en día muchas empresas contratan a autónomos para ciertos servicios, pero antes has de saber si tienes alguna habilidad que sea “vendible” e interesante.

Antes de dejar tu trabajo, prueba a vender tus servicios y a buscar clientes.

2. ¿Cuentas con una buena red de contactos?

Tu red de contactos será, seguramente, tu principal fuente de negocio. Piensa si tienes una buena agenda a la que acudir para que contraten tus servicios una vez te establezcas como freelance.

3. ¿Eres capaz de trabajar tú solo?

Al menos al principio, seguramente trabajes tú solo y por tu cuenta. Por lo tanto, la soledad puede ser un problema así que pregúntate qué tal se te da no estar rodeado de personas cada día.

Siempre puedes abrirte al mundo trabajando en un espacio de coworking o acudiendo a conferencias para hacer networking.

4. ¿Tienes un respaldo financiero?

Esta es, sin duda, una pregunta clave ya que sin un colchón financiero la situación se complica. Al principio te costará conseguir clientes, por lo que necesitarás tirar de tus ahorros para poder sobrevivir los primeros meses. Si no cuentas con ese dinero, ¿a qué esperas para empezar a ahorrar?

Una vez todo vaya rodado y empieces a facturar, los expertos recomiendan ahorrar el 40% de cada factura que cobres para posibles imprevistos.

5. ¿Eres una persona disciplinada?

Tú serás tu propio jefe como freelance, por lo tanto todo depende ti. Necesitas estar motivado, ser organizado y tener mucha fuerza de voluntad para sacar adelante tu trabajo cada día.

Si puedes responder afirmativamente a estas cinco preguntas es que estás preparado para iniciar tu andadura como freelance. Recuerda que el camino puede ser duro, pero a la vez muy gratificante.

Además, en Perea Abogados estamos a tu lado con nuestro departamento especializado en asesoramiento a autónomos. Nosotros te acompañaremos para que tu proyecto sea un éxito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies