¿Qué cuestiones legales debo tener en cuenta a la hora de montar mi e-commerce?

Hoy en día muchos emprendedores orientan sus proyectos hacia una venta online que plantea numerosas ventajas: flexibilidad, comodidad para el usuario… ¿Pero es tan fácil como montar mi web y ponerme a vender? Sí y no.

Desde un punto de vista tecnológico, es muy sencillo montar un comercio online y comenzar las ventas en seguida, más allá de tener bien montado el servicio logístico (envíos) y la plataforma de pago. Pero por otro lado, todos los que se lancen a la venta online deben tener presente cuáles son las implicaciones legales para hacerlo, ya que las tiene como cualquier otro negocio físico.

Las ventas a través de una tienda online o ecommerce figuran en la ley como “contratos celebrados a distancia” y plantean una serie de requisitos específicos. Estos varían según cuáles sean las condiciones de “venta” web que se establecen como contrato entre usuario y nosotros. Si nuestro sitio web no es una tienda sino una plataforma de servicios, en lugar de condiciones de venta redactaremos unas condiciones o términos de uso.

Cómo adaptar el proceso de compra online a la normativa

Pero no solo basta con la redacción de textos legales ajustados a la normativa; también es fundamental que configuremos todo correctamente para obtener el consentimiento de los usuarios a lo largo del proceso de compra y cumplir así con todos los requisitos legales.

Con esto en mente, el proceso de compra ideal marcado en nuestro e-commerce sería el siguiente:

  1. En la navegación y selección de los productos, estos siempre deben llevar incluido el precio, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y gastos de envío.
  2. Durante el proceso de selección y previo a la compra final, se debe ofrecer al consumidor la posibilidad de abandonar el proceso de compra así como revisar el carrito.
  3. Previo a la confirmación del pago, el cliente debe aceptar las Condiciones de Venta, confirmando haber leído y entendido las mismas. Idealmente, estas condiciones deben ser descargables en caso de que el cliente así lo desee.
  4. Tras esto, y al cliente confirmar el pago, el contrato entre ambas partes queda “firmado”. Es importante que no utilicemos eufemismos lingüísticos que puedan dar lugar a equívoco y el cliente pueda sentir o aludir que no era consciente de haber aceptado pagar el producto.
  5. A través de un correo electrónico o del “Área Cliente” de nuestra web, se debe enviar al cliente un recibo/confirmación del pedido. Lo ideal es que esta notificación sea enviada dentro de las 24 horas posteriores a la formalización del pedido.

El mantenimiento de un proceso controlado y disciplinado como el anterior puede evitarnos muchos problemas y mejorar la satisfacción de nuestros clientes en lo que a su experiencia de compra se refiere.

La normativa y control son los pilares que asegurarán la solidez de nuestro negocio y nos permitirán centrarnos en estrategias comerciales y creativas que puedan hacer crecer el proyecto hasta cotas ilimitadas.

0 Commentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Consulte la política de privacidad y nuestro aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies